• Julio César Fdez

El fin último de toda fotografía es la impresión.


Esta es una entrada dedicada a la ilusión por la impresión, por ver el trabajo finalizado de manera impresa y sentir un orgullo y una satisfacción como fotógrafo increible.

Todo comenzó cuando leyendo me informe sobre el fotógrafo Peter Lik, y pude ver todo su trabajo en impresiones grandes y de calidad, sus grandes marcos de madera y sus trabajos finalizados y después de verlos en directo en Las Vegas quede enamorado.

La fotografía tiene un proceso creativo que me entusiasma desde el inicio hasta el final, ese final debería de ser la impresión de la misma, disfrutar de ese proceso de elección del material sobre el cual imprimir, ir al laboratorio, en mi caso siempre voy a Movolcolor porque se puede ver la variedad de diferentes materiales, tocar las superficies de impresión, observar los brillos, los mates, la profundidad de los negros en unos materiales u otros y sobre todo el trato personal con profesionales que llevan años asesorando a grandes fotógrafos del país, este proceso cuidadoso y mimado en todo momento es clave para mi para disfrutar plenamente de la fotografía.

Lo tenia bastante claro dado que las fotografías me gustan en tamaños grandes para la decoración de los espacios, sobre todo porque para mi la foto grande ande o no ande (teniendo espacio obviamente), una vez elegido el material, el acabado y el presupuesto aprobado el siguiente paso es ir a ver terminada la fotografía al laboratorio y disfrutar como un niño pequeño con la fotografía impresa a ese tamaño, 110x160cm en mate y sobre un dibond de 2mm con bastidor de madera de 90x140+travesaño.




Agradecer a Robisa y a Tamron el material cedido para la realización de la misma así como a Vaelsys por hacerla posible y a Movolcolor por un trabajo como siempre excelente, y sobre todo a mi mujer por apoyarme en cualquiera de mis locos proyectos.


#TamronIberia #Robisa #Fotografía #Movolcolor

© JCPhotography